lunes, 6 de junio de 2016

ELECCIONES ESTATALES CON SABOR A DERROTA




Por: Antonio Mota Flores
ASI-NACIONAL


El fantasma del abstencionismo espanta recurrentemente a los partidos políticos, y en estas elecciones estatales realizadas este domingo 5 de junio el gran triunfador fue el abstencionismo.

Con estas elecciones no solo se dieron los resultados ya conocidos, pues también hay precandidatos presidenciales que el 5 de junio quedaron sepultados como el caso del priista Manlio Fabio Beltrones, otros resucitaron como el caso del “señorito azul” Ricardo Anaya, otros partidos cacarean sus triunfos como grandes ganadores como es el caso de la Ciudad de México donde el partido del peje Morena, obtuvo una “contundente” victoria al ganar 22 escaños en la constituyente pero ojo el 72% de los capitalinos NO SALIERON A VOTAR

Generalmente la clase política pretende culpar a la ciudadanía del abstencionismo, cuando en realidad el problema es la oferta política, misma que es pobre, escasa y con enormes cuestionamientos, derivados de las llamadas campañas negras, que en realidad es el repetir la historia de corrupción. En conclusión los ciudadanos no creen para nada en los partidos políticos.

Otra de las lecturas que dejaron estas elecciones fue el caso de los candidatos independientes que en esta ocasión no aparecieron, la chiquillada va en picada y también el PAN nada tiene asegurado pues con sus coaliciones con el PRD (agua y aceite) en algunos casos el candidato los puso Acción Nacional, pero los votos salieron del PRD como fue el caso de Oaxaca.

El PAN está  dividido todavía, ojala para ellos pudieran ponerse de acuerdo y lleguen con unidad a elegir a su candidato, y debe de ser el PAN congruente y ver las cosas con detenimiento y mucha juicio pues en el caso del estado de Hidalgo poner a un candidato perdedor por excelencia y mercenario político y cantante en decadencia, como es el caso de Francisco Xavier Berganza Escorza el cantante y político mexicano, actualmente miembro del PAN anteriormente miembro de PRI y Convergencia estuvo relativamente cerca pero como mercenario político es un perdedor nato.



La fragmentación de la izquierda ayudó a Morena pero no colocará a López Obrador en el nivel de competencia si insiste en rechazar las alianzas. Para el PRD, este domingo es una gran lección que como están, pronto se volverán irrelevantes. Para el PAN, el mensaje está claro: si mantienen la conducción nacional como hasta ahora, la Presidencia no se abrirá para ese partido en el próximo futuro. Es decir, si no cambian sus estrategias, habrá PRI por seis años más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada