sábado, 30 de noviembre de 2013

PREOCUPANTE.....



Por: Martín Moreno


Hacienda, Segob, SRE: el fiasco Casi un año…y no hay resultados Peña Nieto hizo malas apuestas para el gabinete presidencial: perdió a un buen secretario de Hacienda, y ganó a un mal Canciller.


En Hacienda, José Antonio Meade era el garante de la estabilidad económica del país, tenía los hilos de la conducción financiera – bajo una economía interna en crecimiento y confiable-, pero ha sido una nulidad como secretario de Relaciones Exteriores.


No ha dado una, como en el caso Venezuela. Y Luis Videgaray -en prácticamente un año ya de gobierno peñista-, nos metió de nuevo en la crisis económica y arroja resultados tan mediocres como alarmantes: México sólo crecerá 0.9% en 2013 (Banxico). Es decir: nada. 


Desempleo con 2.7 millones. El endeudamiento público más alto desde 1990. Producción industrial cayó 1.6%. Desplome brutal en la industria de la construcción del 8.3%. Videgaray cometió un error gravísimo que hoy todos pagamos: politizó a la economía, al estilo del viejo PRI.


Cerró la llave del gasto público durante 2013, para abrirlo en 2014 y capitalizarlo electoralmente en 2015. Las consecuencias han sido terribles. La economía mexicana, simplemente, se ha desplomado.


Eso en lo económico. ¿Y en lo político? Una de dos: o Peña Nieto le tiene mucha confianza a Miguel Ángel Osorio Chong o, simplemente, le dio superpoderes en Gobernación para desgastarlo y reventarlo al mediano plazo. 


Así recuperaría el Grupo Toluca esa posición clave y habría pagado su cuota partidista. Hoy por hoy, Osorio Chong está rebasado. Atribulado, ya no sabe por dónde le llegará el conflicto. 


No tapa un hoyo y se le abre otro. Guerrero, Michoacán, Chihuahua, CNTE, Pacto por México desinflado, violencia, y muchos problemas más, apabullan al ex gobernador de Hidalgo… ante la mirada apacible de Los Pinos y de los hombres del Presidente. Total: Osorio Chong no es del Grupo Toluca. Que se joda pues.


¿Alguien sabe qué ha hecho Rosario Robles en Desarrollo Social, aparte de cerrar los ojos ante el uso y abuso de programas sociales con fines político- electorales en beneficio del PRI?


¿Alguno conoce lo que ha hecho el iracundo Manuel Mondragón y Kalb como Comisionado de Seguridad Nacional, además de fracasar durante casi un año en mejorar la seguridad, carecer de estrategia para enfrentar al crimen organizado y ser incapaz de arrancar siquiera la malograda Gendarmería?


¿Alguien sabe qué ha hecho Ildefonso Guajardo en Economía, aparte de nada para detonar la actividad económica, sin apoyos a las pequeñas y medianas empresas y bajo la corrupción y el disimulo oficial para con los empresarios del país?


¿Alguno conoce lo que ha hecho Emilio Chuayffet en Educación, además de ser vencido por la CNTE, solapar el pago de salarios a maestros faltistas a pesar de no impartir clases, como ocurre en Chiapas y Oaxaca, por poner sólo dos ejemplos, o ser increpado de manera vergonzosa en Madrid por el caso Acteal que no se olvida?


¿Alguien sabe qué ha hecho Claudia Ruiz Massieu Salinas –sobrina de Carlos Salinas de Gortari-, en Turismo, aparte de carecer de programas emergentes para reactivar a Acapulco y a otros lugares devastados por los huracanes “Manuel” e “Ingrid”, y de sobrevivir en la política sólo por el recuerdo de su padre, José Francisco, asesinado por la mafia priista?


¿Alguno conoce los nombres, siquiera, de los secretarios de la Reforma Agraria o de la Sedatu? Sin resultados. Sin avances. Y ya llevan casi un año de gobierno.


José Antonio Meade era un buen secretario de Hacienda. Conocido y respetado en los medios financieros internacionales. En noviembre de 2012 mantenía el crecimiento y la estabilidad económica, factor de tranquilidad durante el cambio de gobierno.


Sin embargo, como secretario de Relaciones Exteriores ha sido –ad hoc a su condición financiera-, un cero a la izquierda. Cuando se develó el espionaje del gobierno de Estados Unidos hacia México, en temas militares, comerciales y energéticos –incluidos ojos y oídos contra Calderón y Peña Nieto-, el canciller Meade prefirió el disimulo diplomático.


Ningún reclamo enérgico o una protesta firme ante Washington. Nada. En este conflicto, Brasil le dio una lección a nuestro gobierno de cómo reaccionar. Meade cruzado de brazos y firmando pasaportes. Ese es nuestro Canciller.


Y en el caso del avión mexicano derribado en Venezuela –“iba al full de droga”, dijo el presidente Nicolás Maduro-, la actuación de la SRE, de Meade y del gobierno, ha ido de lo penoso a lo ridículo.


¡No se vaya a molestar el pajarito de Maduro! ¿De quién era el avión mexicano derribado en Venezuela? ¿Quiénes lo abordaban realmente? ¿Llevaba droga como acusó el locuaz de Maduro? ¿Por qué no se ha exigido una explicación clara al gobierno venezolano? ¿Por qué el pasmo ante un conflicto que, en cualquier territorio del mundo, hubiera sido un escándalo mayúsculo?


No se puede derribar aviones nada más por que sí. O bajarlos y desaparecer a sus tripulantes. Como haya sido. Lo dicho: perdimos un buen secretario de Hacienda, y ganamos a un mal Canciller.


Y el caso de Luis Videgaray va ligado. El amigo más cercano al presidente Peña Nieto, su brother toluqueño, su confidente, ha sido un desastre en la Secretaría de Hacienda. Ha llevado a la economía al filo del abismo. Se la entregaron estable. Hoy la tiene en picada.


Videgaray no quería ser secretario de Hacienda. Y eso fue evidente durante los primeros meses del gobierno peñista. De entrada, Videgaray no entendió la importancia de dedicarse al cien en Hacienda y en la conducción de la economía nacional. Se dejó llevar por la inercia y aparecía por todos lados de la mano del Presidente, en la foto, bajo el reflector.


Dama de compañía. “…si insiste en ser el acompañante permanente de Peña Nieto, su sombra y su ujier político durante las giras presidenciales, entonces sí que tenemos un problema”, escribí en aquella columna de junio pasado.


Hoy, Videgaray –sin las luces personales de Meade, ni mucho menos el reconocimiento, ni el peso en los medios financieros internacionales, limitado a manejar las arcas mexiquenses-, ha recurrido a la vía suicida para la economía: el endeudamiento público.


El más alto de los últimos 23 años. Al estilo de López Portillo. Y ello, en un gobierno sin transparencia, cerrado a rendir cuentas, será fatal para México.


No saben o no pueden o no quieren. O carecen de un jefe que sí sepa, que sí pueda o que sí quiera. Lo que sea. Pero el gabinete de Peña Nieto ha sido errático, enano. Un gabinetito que ya nos hubiera ofrecido algo más que el discurso, la demagogia, la retórica o la saliva. El sello de la casa. No dan una. Y eso que ya cumplen un año de gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario