sábado, 30 de noviembre de 2013

PREOCUPANTE.....



Por: Martín Moreno


Hacienda, Segob, SRE: el fiasco Casi un año…y no hay resultados Peña Nieto hizo malas apuestas para el gabinete presidencial: perdió a un buen secretario de Hacienda, y ganó a un mal Canciller.


En Hacienda, José Antonio Meade era el garante de la estabilidad económica del país, tenía los hilos de la conducción financiera – bajo una economía interna en crecimiento y confiable-, pero ha sido una nulidad como secretario de Relaciones Exteriores.


No ha dado una, como en el caso Venezuela. Y Luis Videgaray -en prácticamente un año ya de gobierno peñista-, nos metió de nuevo en la crisis económica y arroja resultados tan mediocres como alarmantes: México sólo crecerá 0.9% en 2013 (Banxico). Es decir: nada. 


Desempleo con 2.7 millones. El endeudamiento público más alto desde 1990. Producción industrial cayó 1.6%. Desplome brutal en la industria de la construcción del 8.3%. Videgaray cometió un error gravísimo que hoy todos pagamos: politizó a la economía, al estilo del viejo PRI.


Cerró la llave del gasto público durante 2013, para abrirlo en 2014 y capitalizarlo electoralmente en 2015. Las consecuencias han sido terribles. La economía mexicana, simplemente, se ha desplomado.


Eso en lo económico. ¿Y en lo político? Una de dos: o Peña Nieto le tiene mucha confianza a Miguel Ángel Osorio Chong o, simplemente, le dio superpoderes en Gobernación para desgastarlo y reventarlo al mediano plazo. 


Así recuperaría el Grupo Toluca esa posición clave y habría pagado su cuota partidista. Hoy por hoy, Osorio Chong está rebasado. Atribulado, ya no sabe por dónde le llegará el conflicto. 


No tapa un hoyo y se le abre otro. Guerrero, Michoacán, Chihuahua, CNTE, Pacto por México desinflado, violencia, y muchos problemas más, apabullan al ex gobernador de Hidalgo… ante la mirada apacible de Los Pinos y de los hombres del Presidente. Total: Osorio Chong no es del Grupo Toluca. Que se joda pues.


¿Alguien sabe qué ha hecho Rosario Robles en Desarrollo Social, aparte de cerrar los ojos ante el uso y abuso de programas sociales con fines político- electorales en beneficio del PRI?


¿Alguno conoce lo que ha hecho el iracundo Manuel Mondragón y Kalb como Comisionado de Seguridad Nacional, además de fracasar durante casi un año en mejorar la seguridad, carecer de estrategia para enfrentar al crimen organizado y ser incapaz de arrancar siquiera la malograda Gendarmería?


¿Alguien sabe qué ha hecho Ildefonso Guajardo en Economía, aparte de nada para detonar la actividad económica, sin apoyos a las pequeñas y medianas empresas y bajo la corrupción y el disimulo oficial para con los empresarios del país?


¿Alguno conoce lo que ha hecho Emilio Chuayffet en Educación, además de ser vencido por la CNTE, solapar el pago de salarios a maestros faltistas a pesar de no impartir clases, como ocurre en Chiapas y Oaxaca, por poner sólo dos ejemplos, o ser increpado de manera vergonzosa en Madrid por el caso Acteal que no se olvida?


¿Alguien sabe qué ha hecho Claudia Ruiz Massieu Salinas –sobrina de Carlos Salinas de Gortari-, en Turismo, aparte de carecer de programas emergentes para reactivar a Acapulco y a otros lugares devastados por los huracanes “Manuel” e “Ingrid”, y de sobrevivir en la política sólo por el recuerdo de su padre, José Francisco, asesinado por la mafia priista?


¿Alguno conoce los nombres, siquiera, de los secretarios de la Reforma Agraria o de la Sedatu? Sin resultados. Sin avances. Y ya llevan casi un año de gobierno.


José Antonio Meade era un buen secretario de Hacienda. Conocido y respetado en los medios financieros internacionales. En noviembre de 2012 mantenía el crecimiento y la estabilidad económica, factor de tranquilidad durante el cambio de gobierno.


Sin embargo, como secretario de Relaciones Exteriores ha sido –ad hoc a su condición financiera-, un cero a la izquierda. Cuando se develó el espionaje del gobierno de Estados Unidos hacia México, en temas militares, comerciales y energéticos –incluidos ojos y oídos contra Calderón y Peña Nieto-, el canciller Meade prefirió el disimulo diplomático.


Ningún reclamo enérgico o una protesta firme ante Washington. Nada. En este conflicto, Brasil le dio una lección a nuestro gobierno de cómo reaccionar. Meade cruzado de brazos y firmando pasaportes. Ese es nuestro Canciller.


Y en el caso del avión mexicano derribado en Venezuela –“iba al full de droga”, dijo el presidente Nicolás Maduro-, la actuación de la SRE, de Meade y del gobierno, ha ido de lo penoso a lo ridículo.


¡No se vaya a molestar el pajarito de Maduro! ¿De quién era el avión mexicano derribado en Venezuela? ¿Quiénes lo abordaban realmente? ¿Llevaba droga como acusó el locuaz de Maduro? ¿Por qué no se ha exigido una explicación clara al gobierno venezolano? ¿Por qué el pasmo ante un conflicto que, en cualquier territorio del mundo, hubiera sido un escándalo mayúsculo?


No se puede derribar aviones nada más por que sí. O bajarlos y desaparecer a sus tripulantes. Como haya sido. Lo dicho: perdimos un buen secretario de Hacienda, y ganamos a un mal Canciller.


Y el caso de Luis Videgaray va ligado. El amigo más cercano al presidente Peña Nieto, su brother toluqueño, su confidente, ha sido un desastre en la Secretaría de Hacienda. Ha llevado a la economía al filo del abismo. Se la entregaron estable. Hoy la tiene en picada.


Videgaray no quería ser secretario de Hacienda. Y eso fue evidente durante los primeros meses del gobierno peñista. De entrada, Videgaray no entendió la importancia de dedicarse al cien en Hacienda y en la conducción de la economía nacional. Se dejó llevar por la inercia y aparecía por todos lados de la mano del Presidente, en la foto, bajo el reflector.


Dama de compañía. “…si insiste en ser el acompañante permanente de Peña Nieto, su sombra y su ujier político durante las giras presidenciales, entonces sí que tenemos un problema”, escribí en aquella columna de junio pasado.


Hoy, Videgaray –sin las luces personales de Meade, ni mucho menos el reconocimiento, ni el peso en los medios financieros internacionales, limitado a manejar las arcas mexiquenses-, ha recurrido a la vía suicida para la economía: el endeudamiento público.


El más alto de los últimos 23 años. Al estilo de López Portillo. Y ello, en un gobierno sin transparencia, cerrado a rendir cuentas, será fatal para México.


No saben o no pueden o no quieren. O carecen de un jefe que sí sepa, que sí pueda o que sí quiera. Lo que sea. Pero el gabinete de Peña Nieto ha sido errático, enano. Un gabinetito que ya nos hubiera ofrecido algo más que el discurso, la demagogia, la retórica o la saliva. El sello de la casa. No dan una. Y eso que ya cumplen un año de gobierno.

viernes, 29 de noviembre de 2013

LA REVOLUCIÓN MEXICANA


Por: José Luis Balderas Volante
ASI-JALISCO




Y pasó el día 20 de Noviembre... y como que para muchos mexicanos pasó casi inadvertido.



Los que ya tenemos más años recordamos este día como el de una gran celebración, con desfile, largos discursos, fiestas en las escuelas con escenificación de cuadros en que los mismos alumnos eran los personajes de la revolución, y así se iba formando en la mente de todos la idea de una gesta muy importante para conformación de la patria que ahora tenemos.



Si nos preguntamos ahora qué fue la Revolución, la idea que tenemos viene más de algunas películas, que ahora ya pasan cada vez menos, que de un conocimiento real de los hechos históricos. Incluso, como ya casi no quedan sobrevivientes de aquellos años, la memoria y la idea de la Revolución es algo que se va perdiendo cada vez más.
Hasta en el mundo oficial la conmemoración se hace más chiquita: este año, el gobierno federal había anunciado que se suspendían las conmemoraciones de la gesta revolucionaria, que nada se haría en el monumento donde están los restos de los principales personajes de aquella guerra (que ahora es territorio CNTE). Al final, se decidió de que habría un mini desfile, la premiación a algunos militares y algunos deportistas en el zócalo de la Cd. de México. Total, 7 minutos duró el evento.




Nos dice el discurso oficial que la revolución fue un movimiento social para acabar con la dictadura de Porfirio Díaz, que estuvo en el poder durante 32 años y que es uno de los condenado al infierno de la Historia de México, junto con Hernán Cortés, Agustín  de Iturbide, Lucas Alamán, Miguel Miramón, y otros. Son los que sólo se mencionan en voz baja para no incurrir en herejía política.




La realidad es que D. Francisco I. Madero convocó a un levantamiento general para el domingo 20 de noviembre de 1910 a las 6 de la tarde. Pero ese día  no pasó nada. Hubo distintos levantamientos en varias zonas del país, pero sin mucha importancia, hasta que en Chihuahua se levantaron Pancho Villa y Pascual Orozco. Se lanzaron a tomar Cd. Juárez, que en ese entonces era una pequeña ciudad sin importancia. Luego de esa toma en marzo de 1911, y viendo que no se calmaba el país, Porfirio Díaz decidió dejar el poder y renunció en mayo de ese año. En Veracruz tomó el vapor Ypiranga y se fue a Francia, donde murió cinco años después.




De modo que el derrocamiento del así llamado dictador, duró menos de 6 meses.
En noviembre de 1911 toma el poder Francisco I. Madero, para una presidencia que había de durar 15 meses, al ser asesinado en febrero de 1913.




Pero la revolución duró cuando menos una década más. La razón: las luchas entre las diversas facciones de revolucionarios, que querían, todos ellos, quedarse con el poder, y que tenían proyectos distintos de nación.


 
Algunos consideran que la etapa violenta de la revolución duró hasta 1929, con el asesinato del Gral. Francisco Serrano.



Generalmente cuando se habla de la revolución se recuerda sólo a los caudillos revolucionarios y sus luchas de unos con otros. De hecho, aunque los restos de casi todos los principales jefes están juntos en el monumento a la revolución, en vida fueron enemigos mortales y murieron por órdenes de los que ocupaban el poder.
Tal vez el logro más grande de la revolución fue la Constitución de 1917, que entre otras cosas lleva ya más de 500 modificaciones, más las que se  acumulen en estos días.
Recientemente han aparecido trabajos de investigadores que nos hablan de los que ellos llaman "los revolucionados", para distinguirlos de los revolucionarios. Es decir, aquellos que no participaron en las luchas pero sí sufrieron sus consecuencias y sirvieron de carne de cañón en todo esto.



Poco se habla, por ejemplo, de la matanza de chinos en Torreón, con el consentimiento de D. Francisco I. Madero.



Se dice poco de que cuando alguna partida de revolucionarios llegaba a una población, arrasaban con todo lo que se pudiera comer: ganado, aves de corral, granos, además de violar a las mujeres y llevarse por la fuerza a los hombres para engrosar sus filas.
No aparece en los libros el hambre que se extendió por todo el país por falta de cosechas y de transporte para llevar la comida a las poblaciones. Hay quienes recordaban que los habitantes de la ciudad de México buscaban en los basureros aunque fuera cáscaras de fruta para comer.



En 1918 azotó a la población la famosa "gripa española" que mató probablemente a más de 200 mil gentes, sobre todo por falta de servicios médicos y por encontrar una población debilitada por el hambre y la falta de higiene.



Los que hablan del número de muertos entre 1910 y 1920, fechas en que hubo censos de población, dicen que la revolución provocó la muerte de 1 millón de personas, porque en 1910 había 15 millones de habitantes, y en 1920, había 14 millones.
Es un cálculo inexacto, ya que supone que en 10 años no hubo nacimientos en México. Habría que añadir al número de muertos, un número igual al de los nacidos en esa década.



Habría que evaluar si la Revolución valió la pena, si no salió excesivamente costosa en términos de sufrimiento humano, de atraso en todos los campos, de odios que parece que no terminan todavía, y si supuestamente tuvo como motivación la pobreza y el atraso de muchos mexicanos, 103 años después de su inicio las cifras oficiales nos dicen que hay en un país de 112 millones de habitantes, más de 50 millones de pobres...